Canberra, la ciudad desconocida - TodoParaViajar
Barra Superior
16 de Diciembre de 2015
Canberra, la ciudad desconocida
Es una ciudad planificada con destino de capital. Desde 1908 es el principal distrito administrativo de Australia. Rodeada de montañas, es una urbe cultural y moderna.
La capital australiana es una ciudad diseñada y planificada a principios del siglo pasado.


Por Verónica Luna

Su ubicación privilegiada a medio camino entre Sidney y Merlbourne terminó por convertirse en un factor decisivo para su consagración como ciudad capital. A partir de esa declaración, el arquitecto Walter Burley Griffin encaró el diseño de la que sería el principal distrito administrativo del país. Su construcción comenzó en 1913. La armonía del paisaje es su detalle característico, con numerosos espacios verdes y edificios singulares.

En esa planificación se contemplan zonas comerciales, administrativas, de negocios, residenciales, de esparcimiento y zonas verdes, rasgo que le permite ser conocida como “la ciudad del arbusto”.

Su impronta histórica y cultural es muy importante. Sus edificios principales constituyen un gran patrimonio arquitectónico y la variada y abundante oferta de museos incrementa el acervo cultural. Se destacan el Museo Nacional de Ciencia y Tecnología, el Museo de los Dinosaurios –en las afueras de la ciudad- y el Museo de la Bicicleta.War Memorial Canberra

En la recorrida por Canberra no puede faltar una visita al Parlamento. Es sin dudas uno de los más distinguidos. Fue inaugurado en 1988 en ocasión del segundo centenario del asentamiento europeo en territorio australiano. El techo de la construcción tiene césped para que los ciudadanos puedan pasear por el lugar y como una forma de representar que el poder es del pueblo. El edificio reproduce las características de la antigua sede legislativa pero de mayor superficie. Los recorridos guiados se realizan una vez finalizadas las sesiones.

El Australian War Memorial es otro de los típicos lugares que hay que conocer. Es un complejo dedicado a los soldados caídos en defensa del país que contiene un monumento, una sala de memoria, un centro de investigaciones y un museo histórico. Está considerado uno de los más importantes del mundo en su tipo. Se complementa con el Captain Cook Memorial Water Jet, un chorro de agua de 150 metros de altura que sobresale en el Lago Burley, un espejo de agua artificial surgido a partir de generar una represa sobre el río Molonglo en 1963.

La Biblioteca Nacional con millones de libros y documentos, es otro de los tesoros culturales australianos. Tanto como la Galería Nacional que presenta muestras permanentes y temporarias de arte de todos los tiempos.  El Museo Nacional Australiano expone testimonios de la historia del país, muestras permanentes de piezas relacionadas con los asentamientos humanos que habitaron el país, la llegada de los ingleses y objetos de arte aborigen. Es un recinto dinámico y moderno, con pantallas interactivas que permiten conocer la rica historia australiana. También se puede visitar la Real Casa de la Moneda, un museo que exhibe la evolución de la moneda a lo largo de los años.

En cuanto al turismo religioso, la Catedral de San Cristobal, que data de la década de 1930, es otro de los edificios patrimoniales de Canberra. También despierta interés la Iglesia de Todos los Santos, un templo anglicano construido en Sidney y que fue trasladada a Canberra piedra a piedra a mediados del siglo XX.

Además de un corazón administrativo, histórico y cultural, la ciudad tiene áreas destinadas a viñedos, bodegas y fábricas de cerveza. Una mezcla de ruralidad y urbanismo que le dan un  tinte particular. Tiene muchos espacios verdes y de recreación como el Jardín Botánico, con una superficie de 50 hectáreas de variada flora. El zoológico y el acuario, en tanto, permiten observar tiburones y especies autóctonas. El Parque Commonwealth es un espacio verde apto para la práctica del ciclismo y senderismo.  Hay otros espacios donde también pueden practicarse paintball, canoismo, vuelo libre y paseos en globos.Festival de la flor, Canberra

Las panorámicas de la ciudad se pueden obtener desde Telstra Tower, una torre de 195 metros de altura, que contiene un restaurante giratorio. Además hay una gran cantidad de restaurantes en la zona central de la ciudad.

El clima cálido y seco se presenta más agradable para visitar Canberra entre septiembre y diciembre, aunque siempre es importante cuidarse de la intensidad del sol. A finales de septiembre tiene lugar el festival Floriade, un acontecimiento mayúsculo donde las flores son protagonistas y los floristas muestran sus coloridos trabajos.

Entre otros festivales se encuentran el Multicultural con conciertos al aire libre, el Folk, el International Food Fare, el de automóviles que se desarrolla en el mes de enero, y el Subaru Rally que sucede cada mes de abril. Los eventos deportivos son siempre atractivos, especialmente en materia de rugby. En el mes de marzo con la fiesta de los globos aerostáticos tiene lugar un despliegue único de colorido y magia.

Es la capital del país, pero es menos popular que Sidney y Merlbourne. Sus atractivos son menos conocidos, y eso es una buena razón para descubrirla.

¿Alguna vez visitaste Canberra? Compartí aquí tu experiencia.

Fotos: everystockphoto/ pixabay







 





OTRAS NOTAS SOBRE
COMENTAR ESTA NOTA EN FACEBOOK
ENVIAR UN COMENTARIO SOBRE ESTA NOTA
Los datos * son obligatorios
*Nombre:
*Email:
*Comentario:
(Máximo: 600 carácteres)

Caracteres Disponibles : ( 600 )
*Código:

© Copyright 2007-2017 Todoparaviajar.com | Todos los derechos reservados