Cuando el ferry es más que un medio de transporte - TodoParaViajar
Barra Superior
06 de Agosto de 2008
Cuando el ferry es más que un medio de transporte
Una guía de las travesías en ferry o transbordador que permiten apreciar algunos de los más espectaculares y magníficos paisajes de todo el mundo.

Un clásico en Nueva York


Nadie que visite Manhattan puede omitir un viaje en ferry a través del río Hudson para visitar uno de los más conocidos emblemas de la ciudad –y del país–: la omnipresente Estatua de la Libertad.


El ferry para visitar la Isla de la Libertad parte de Battery Park en Manhattan. (clickear en la imagen para agrandar)La travesía es muy corta (se parte desde Battery Park) pero permite apreciar espectaculares vistas de Nueva York y sus rascacielos. Si dispone de tiempo, es una buena idea continuar viaje hacia la Isla Ellis, donde se encuentra el Museo de los Inmigrantes.


Existen muchos otros servicios de ferries que conectan los distintos barrios de esta populosa ciudad. En todos los casos, son una buena opción para probar un paseo diferente y apreciar hermosos paisajes.


Más información: www.statuecruises.com y www.nywaterway.com


De Francia a Inglaterra, cruzando el Canal de La Mancha


Aunque en la actualidad muchas personas cruzan el Canal de La Mancha a través del Eurotúnel (una enorme proeza de ingeniería que conecta la isla de Inglaterra con el continente europeo a través de un túnel de 50 kilómetros –39 de ellos submarinos– porque el que pueden transitar automóviles, buses y trenes), la travesía en ferry sigue siendo una propuesta válida para quienes no están apurados y quieren disfrutar del paisaje.


La travesía –que conecta la ciudad inglesa de Dover con la francesa de Calais– dura 75 minutos y los precios varían según la estación del año y la hora del día.


Los acantilados blancos de Dover, compuestos de tiza, son un espectáculo imperdible.


Más información: www.seafrance.com


De Europa a Asia, cruzando el Bósforo


Cualquier viaje a Estambul, la megalópolis turca a caballo de dos continentes, debe incluir una travesía por el Estrecho del Bósforo. Con una longitud de 30 kilómetros y una anchura máxima de 3.700 metros, este angosto canal conecta el Mar de Mármara con el Mar Negro. Y divide a la ciudad, conocida antiguamente como Bizancio y luego como Constantinopla, en una parte europea y otra asiática.


El ferry público realiza distintas travesías a lo largo del estrecho, en las que va parando en distintos puertos y se acerca a una y otra costa para apreciar los barrios y su arquitectura, las famosas casas griegas y otomanas del siglo XIX, palacios, mezquitas, el puente sobre el Bósforo y los pueblos de pescadores. Se puede optar por un trayecto de ida y vuelta o uno sólo de ida, en cuyo caso se regresa por tierra. También ofrecen una travesía nocturna a la luz de la luna. A bordo, podrás disfrutar de una taza del tradicional café turco o del famoso té negro turco (el çay), un té de manzana, zumos frescos de naranja o yogur.


Más información: www.istambul.com y www.ido.com.tr


La travesía nocturna de Silja Line es un espectáculo para la vista y también un fiesta en el agua: espectáculos, tragos y discos. (clickear en la imagen para agrandar)En el Báltico, Silja Line


Con salidas diarias desde Finlandia a Suecia y Estonia, Silja Line es una de las navieras líderes en el Mar Báltico. Una travesía a bordo de alguno de los 12 barcos de su flota es una experiencia no sólo muy divertida, sino también un espectáculo para los ojos.


Las comodidades y servicios de estos ferries se equiparan con las de un moderno crucero: restaurantes, cocina internacional, camarotes espaciosos, duty free shop y mucho más.


¿Una sugerencia? Elija el viaje nocturno. Podrá apreciar un fantástico atardecer, que tiñe de rojo profundo todo el horizonte. Luego, tragos, espectáculos, música y baile durante toda la noche a la luz de las estrellas.


Más información: www.tallinksilja.com


Un paseo a través de un fiordo noruego


Un viaje a bordo del ferry M/F Kvernes entre las ciudades de Valldal y Geiranger es una experiencia encantadora. Con una duración de exactamente 2 horas y 15 minutos, este mini-crucero que navega a través de un fiordo es un recreo para la vista. Montañas, caídas de agua, bosques, granjas y el espectacular color del límpido cielo completan la escena.


Más información: www.visitnorddal.com





OTRAS NOTAS SOBRE
COMENTAR ESTA NOTA EN FACEBOOK
ENVIAR UN COMENTARIO SOBRE ESTA NOTA
Los datos * son obligatorios
*Nombre:
*Email:
*Comentario:
(Máximo: 600 carácteres)

Caracteres Disponibles : ( 600 )
*Código:

© Copyright 2007-2017 Todoparaviajar.com | Todos los derechos reservados