El parque natural del Delta del Ebro - TodoParaViajar
Barra Superior
10 de Abril de 2015
El parque natural del Delta del Ebro
El Delta del Ebro es un espacio diferente, sugerente y sobre todo hermoso del litoral mediterráneo español. Una grata sorpresa para los cinco sentidos.
Atardecer sobre los arrozales del Delta del Ebro


Texto Armando Cerra Fotos Mónica Grimal

La imagen mundialmente explotada de la costa mediterránea española es la de inmensas playas de arena bañadas por el suave oleaje y rodeadas por poblaciones que toman vida con la llegada masiva de viajeros durante los meses de buen tiempo. Sin embargo en los aproximadamente 2.000 kilómetros de costa del sur y del este de España  hay lugares que se salen de la norma, lo que los convierte en apetitosos destinos diferentes.Aves que anidan en el Parque Natural del Delta del Ebro

Uno de ellos es el Delta del Ebro. Situado en la provincia catalana de Tarragona, es el lugar donde las aguas del río Ebro desembocan en el mar, tras un largo recorrido que, paradójicamente, comienza muy cerca del mar Cantábrico.

Durante casi 1.000 km. el río va arrastrando sus aportes en forma de sedimentos, y aunque ahora su cauce ha perdido sus ciclos naturales por la existencia de embalses, en su último tramo el terreno es completamente llano lo que provoca que su anchura se multiplique y sus aguas inunden en superficie y por vía subterránea todas las tierras del entorno, creando así el delta.

Por lo tanto, es un territorio extraordinariamente fértil y magnífico para el cultivo del arroz. Recorriéndolo en coche, en bici o caminando por las vías que como un laberinto articulan toda la extensión del delta, siempre se tiene a derecha y a izquierda llanas parcelas de arroz.

Este paisaje es el ideal para cientos, miles, de aves, tanto estables como migratorias, que aquí hallan su sustento vegetal y animal, en forma de reptiles, insectos, peces o mamíferos. Por ello es un espacio protegido, un Parque Natural muy peculiar en el que se demuestra que la respetuosa acción del hombre y la explotación de la tierra pueden compaginarse con la conservación del entorno.

Esas condiciones paisajísticas, la unión de campos de cultivo, el río, los canales y acequias tradicionales, las aves y los colores de un clima privilegiado, hacen que sea un pequeño edén para multitud de fotógrafos, que llegan hasta aquí para inmortalizar la fotogenia del lugar y de seres tan elegantes como los emblemáticos flamencos, las abundantes cigüeñas o las simpáticas garzas.

Paseo marítimo de L’AmpollaPor otra parte, el cultivo ancestral del arroz ha creado platos suculentos, cuya degustación es otro de los atractivos de una visita al delta. Probar manjares como el arroz con la típica anguila de río o con cualquiera de las verduras locales o con el pescado recién capturado en el mar vecino, es sin duda alguna uno de los recuerdos que quedan tras la visita.

No obstante, es una tierra de lo más variada. Por ello las razones para visitarla abundan. Por ejemplo es de lo más sugerente navegar por las tranquilas aguas de la bahía de San Carlos de la Rapita, en el extremo sur del Delta. Igualmente es una sorpresa conocer el viejo pueblo pescador de L'Ampolla, al norte. Y también es posible embarcarse en un crucero fluvial por el Ebro, descubriendo así la magia de este río que da nombre a toda la Península Ibérica.

Crucero fluvial hacia la desembocadura del EbroY por supuesto, estamos en la costa mediterránea española, sinónimo de playas. Pero playas diferentes, como la del Trabucador. Un larguísimo y estrecho istmo de arena que se adentra plácidamente en el mar. Un reducto de tranquilidad por su estado semisalvaje. En él no se encuentra ninguna de las infraestructuras turísticas típicas. No hay nada salvo dunas de arena, zonas de anidamiento de las aves y las aguas calmadas del Mediterráneo a sus dos lados. La carencia de hoteles, restaurantes o chiringuitos, hace que la inmensa mayoría de turistas playeros la ignoren por completo. Eso significa que quién busque disfrutar del mar de un modo menos artificioso, consumista y respetuoso con el medio ambiente, en la Playa del Trabucador hallará un paraíso de lo más accesible.







 





OTRAS NOTAS SOBRE
COMENTAR ESTA NOTA EN FACEBOOK
ENVIAR UN COMENTARIO SOBRE ESTA NOTA
Los datos * son obligatorios
*Nombre:
*Email:
*Comentario:
(Máximo: 600 carácteres)

Caracteres Disponibles : ( 600 )
*Código: