Ferrugem: Mayores abstenerse - TodoParaViajar
Barra Superior
05 de Marzo de 2012
Ferrugem: Mayores abstenerse
Un poblado de pescadores no se encuadra entre lo lugares más visitados por el público adolescente aunque cabe señalar que cada regla tiene su excepción. Te invitamos a conocerla
La perfecta combinación entre la tranquilidad de la población y la algarabía del turismo juvenil que invade la ciudad en temporada de verano

Por Marcos Larre


En los últimos años, Brasil ha experimentado un crecimiento a nivel social y económico que lo posiciona entre los países más poderosos de América. Uno de los principales motivos de desarrollo fueron las políticas implementadas y el progreso cultural aunque el incremento en el turismo no puede quedar afuera de esta aseveración.


Así, los pequeños pueblos empezaron a resurgir y dejaron de ser albergues de paso para convertirse en la meca de millones de turistas que disfrutan la perfecta combinación entre tranquilidad y algarabía.


Este es el caso de una pequeña población de pescadores ubicada en el Estado de Santa Catalina, al sur de Florianópolis y próximo a la ciudad de Garopaba. Ferrugem, en la actualidad, se ha convertido en el destino elegido por miles de turistas argentinos, chilenos, paraguayos y uruguayos que buscan de diversión.


Cabe señalar que el nombre del pueblo se debe a que en los días de mar movido, el canal próximPlayas, diversión y algarabíao a Ferrugem se torna de color amarillo ocre producto del movimiento de la arenas del fondo del mar, lo que le proporciona una coloración ferrosa.


Así, entre morros de vegetación frondosa, el mar y la inmensa laguna, los habitantes del pueblo se dedican mayormente al pequeño comercio y a la pesca. El paisaje que presenta el lugar se encuentra conformado por casas pintorescas aunque, en algunos casos, humildes y pequeñas. Los días del año transcurren lentamente entre las calles del pueblo mientras los habitantes realizan sus actividades de forma sistemática. Pero todo se transforma en el inicio de la temporada de verano. La juventud, el frenetismo y el descontrol se apoderan del lugar mientras que los comerciantes exprimen al máximo sus escasos días de agitada actividad.


En ese punto, la naturaleza se encuentra vulnerada y las procesiones por las calles de tierra de la ciudad se multiplican. Uno de los principales puntos de concentración durante enero y febrero es el “Bar do Zado” ubicado a metros del mar. Allí son muy frecuentes los denominados “After Beach” que se inician aproximadamente a las 7 de la tarde y finalizan tres o cuatro horas después. Allí es donde los jóvenes bailan y toman bebidas al ritmo de la música popular mientras se preparan para encarar el resto de la noche.


El pueblo cuenta con tres sitios principales para que los jóvenes disfruten aunque, en un gran número de oportunidades, la fiesta nocturna se lleva a cabo en la calle. Una peregrinación de jóvenes se observa por la “Rua” principal alrededor de las 2 de la madrugada hacia el centro comercial que apenas cuenta con cuatro cuadas de extensión. Es importante señalar que la movida nocturna no finaliza demasiado tarde ya que los bares cierran sus puertas a las 5:30 de la madrugada aproximadamente.


Más allá de lo relacionado al jolgorio adolescente y la fiesta en los diversos bares, Ferrugem presenta atractivos visuales que atrapan a los jóvenes y los invitan a visitar el lugar e, incluso, a volver. Un gran número de turistas latinoamericanos que invadieron el pueblo años atrás han regresado en busca de más y encaran con el mismo entusiasmo las divertidas aunque escasas opciones que brinda el pueblo.


Una de las exposiciones más hermosas del lugar es la laguna, fuente de trabajo de miles de pobladores que descienden a ella habitualmente y paisaje soñado por miles de turistas. Además, la playa y los morros presentan visuales muy atractivas y le otorgan un ápice de paz al pueblo en la época de algarabía juvenil.


Por otra parte, dos puntos principales se pueden resaltar de esta ciudad: la seguridad presente en las noches y los accesibles precios en los comercios y restaurantes. Todas los días y, principalmente, los fines de semana, cuando miles de brasileros oriundos de diversas ciudadeLa vista desde el morro de Ferrugems viajan a Ferrugem en busca de diversión, la policía se hace presente y vigila a los concurrentes para que no se lleve a cabo ningún desmán entre la multitud. Teniendo en cuenta la gran cantidad de turistas y el buen número de personas que salen por la noche, la vigilancia es un punto clave para decidir a Ferrugem como destino de viaje.


El otro factor de importancia que se puede observar son los precios en los distintos locales del centro de la ciudad. Si bien la temporada inicia en enero y continúa hasta finales de febrero, los comerciantes no explotan el bolsillo del turista -como suele suceder en otras partes del mundo- sino que los atienden de forma amena y mantienen los precios a un nivel adecuado para el bolsillo medio. Así, una botella de agua puede encontrarse por solo dos reales (aproximadamente 4 pesos argentinos) y las comidas rondan entre los 10 y 25 reales (20 y 50 pesos argentinos respectivamente).


Por otro lado, el alojamiento no es una preocupación para los jóvenes turistas a pesar de que el poblado no cuenta con grandes cadenas de hoteles ni con albergues de calidad. Las denominadas posadas son las elegidas por un gran número de visitantes, al igual que las agencias de viajes, las cuales incluyen a estas residencias en sus paquetes promocionales.


Si bien no presentan grandes lujos ni ambientes amplios, las posadas disponen de todo lo necesario para que un joven se encuentre a gusto y disponga de cierta comodidad. En algunas de estas residencias las cocinas son comunitarias y las habitaciones no superan los 10 metros cuadrados aunque el clima de diversión y la sociabilidad que se genera en torno a las posadas tiene más importancia que el lujo y el placer de un cuarto de hotel.


De esta manera, la playa, la vegetación y la laguna conforman los pilares visuales fundamentales de este pueblo de pescadores que en los meses de veraneo se encuentra invadido por jóvenes turistas de diversos países de América Latina, los cuales son atraídos por la interminable fiesta nocturna que se lleva a cabo en la ciudad.
Así, el pueblo se convierte en una opción agradable para aquellas personas de entre 18 y 28 años que quieran pasar unas vacaciones agitadas al compás de la música y que no cuenten con un amplío presupuesto para gastar (entre 3000 y 5000 pesos argentinos dependiendo del medio de transporte). Por último, resta aclarar que si bien no se prohíbe la entrada a personas de mayor edad, es preferible que, si buscan descansar y pasar tiempo con la familia, se abstengan de veranear en Ferrugem.


Si has visitado este lugar u otros con características similares, comparte tu experiencia aquí.


 




     




Ver Ferrugem: Mayores abstenerse en un mapa más grande






OTRAS NOTAS SOBRE
COMENTAR ESTA NOTA EN FACEBOOK
ENVIAR UN COMENTARIO SOBRE ESTA NOTA
Los datos * son obligatorios
*Nombre:
*Email:
*Comentario:
(Máximo: 600 carácteres)

Caracteres Disponibles : ( 600 )
*Código:

© Copyright 2007-2017 Todoparaviajar.com | Todos los derechos reservados