La nueva tierra prometida - TodoParaViajar
Barra Superior
31 de Julio de 2015
La nueva tierra prometida
Desde fines del siglo XIX, la inmigración judía dejó en la llanura argentina una presencia indeleble, que aun hoy se palpita y se vive en las colonias
Un circuito turístico sobre la inmigración judía en Argentina


por Rodrigo Carretero



“El 14 de agosto de 1889 arribaron a Buenos Aires, 138 familias judías emigradas por sus medios. Luego de algunos inconvenientes, les cedieron tierras en Santa Fe, fundándose en octubre la primera colonia, Moises Yifle".



Así comienza una historia que si no hubiese ocurrido en los tiempos modernos, bien podría ser un capítulo de algún viejo libro de grandes epopeyas, aventuras, desdichas, pero sobre todo inmensas esperanzas por algo mejor de lo que quedaba atrás (¿el Antiguo Testamento?). El futuro se percibía gris, incierto, pero la fe en el porvenir fue la gran fuerza motivadora para que muchos de los inmigrantes judíos dejaran para siempre sus huellas, testimonios y la vida misma en la nueva Argentina que estaba naciendo. De la historia de los asentamientos, la evolución, las idas y vueltas se ocupan los libros. Hoy, en el presente, aquellas colonias son pueblos, son experiencias reales, son memoria, son turismo.



Las provincias argentinas de Santa Fé y Entre Ríos son las que mayormente cobijaron a los llamados “gauchos judíos”, inmigrantes, en su mayoría, procedentes del este europeo y Rusia donde eran expulsados debido a los “pogroms” zaristas. Las hay también en Santiago del Estero (Colonia Dora), Buenos Aires (Carlso Casares) y La Pampa (Bernasconi), por citar solo algunas, sin embargo son las provincias del litoral argentina las que han desarrollado circuitos temáticos que resultan sencillos de emprender, ya sea en tour organizado o por cuenta propia. Lo primero a tener en cuenta es que se trata de regiones cercanas a la capital argentina, Buenos Aires y cercanos a los pueblos se encuentran grandes ciudades con la infraestructura hotelera y de servicios necesarias para la organización del viaje. En Santa Fe resulta ideal comenzar por la ya mencionada Moisesville, la primera colonia judía en territorio argentino. Actualmente el pueblo sostiene con orgullo su pasado en un pequeño presente debido al éxodo de los jóvenes a las grandes ciudades como Rosario. Sin dudas la visita es un viaje en el tiempo donde es posible evidenciar los sacrificios de estos primeros colonos.  Dentro del curioso ejido municipal (su asentamiento se da a lo largo de una calle, una casa al lado de la otra, y las quintas detrás. Estas calles, que constituían el casco urbano, formaban un cinturón que rodeaba el pueblo), es posible conocer la Sinagoga Brener (declarada Monumento Histórico Nacional), la Sinagoga Obrera, la Sinagoga Barón Hirsch, la Escuela Hebrea , el , Teatro y Biblioteca Kadima, el Cementerio Israelita y fundamentalmente el Museo de la Colonización Judía “Aoron H. Goldman”. Un hecho que marcó a fuego al pueblo fueron los llamados Crímenes de Moises Ville, una serie de veintidós asesinatos cometidos, entre 1889 y principios del siglo XX, por gauchos criollos contra inmigrantes judíos (se recomienda  leer el libro “Los Crímenes de Moises Villes” del periodista Javier Sinay). Dentro del mismo circuito por Santa Fe es posible conocer los pueblos de Las Palmeras, Luis Palacios y llegarse hasta Virginia, rodeada de otros pueblos, otrora colonias de diversos orígenes como italianos, franceses, húngaros y polacos.



La provincia de Entre Ríos, ahí nomas, en la orilla opuesta del inmenso Paraná es la que ha desarrollado mejor la explotación turísticas de estas colonias judías que junto a otro circuito de las aldeas alemanas (leer nota), conforman un conjunto digno de distinción por el trabajo y la puesta en valor de la historia de la colonización inmigratoria de esta provincia y representante de lo ocurrido a lo largo y ancho de la Argentina. Para quien esté interesado, lo mejor es hacer base en la ciudad de Paraná, que ya de por si ofrece innumerables atractivos y de allí moverse, ya sea por cuenta propia o contratando excursiones a las agencias locales. Lo ideal no es solo centrarse en estas colonias judías, sino llevarse un pantallazo general de toda la provincia, de su cultura y bellezas naturales, que servirá para tener idea más acabada de cómo sucedieron los hechos y el entorno donde se desarrollaron. Las colonias judías se concentran en el centro de Entre Ríos, desde Basavilbaso en el sur hasta Villa Clara en el norte, finalizando en Villaguay. Muchos de estos pueblos viven su historia atados a la del ferrocarril. El tren fue el medio que distribuía a los inmigrantes desde el puerto de Buenos Aires a todo el interior del país. En el caso de la ciudad de Basavilbaso, hasta allí, en 1892, llegaron los inmigrantes judíos traídos de Rusia por la Jewish Colonization Association, y dos años después quedó fundada la Colonia Lucienville. En los alrededores pueden visitarse la Sinagoga Tefila L’Moisés, la Cooperativa Agrícola Lucienville, Sinagoga Beth o Beit Abraham, Sinagoga Novibuco, el Cementerio Israelita y la Casa de la Familia Borodovsky. Se continúa hacia Villa Domínguez, principal asentamiento de la Colonia Clara, la más extensa de la provincia y donde se creó el primer hospital israelita de América del Sur. Allí también es posible consultar sobre los orígenes familiares en el Archivo Histórico Regional de las Colonias. Atravesando las lomas entrerrianas,  en el horizonte se divisan dos colonias prácticamente abandonadas, Carmel e Ingeniero Sajaroff y un poco más allá, surge Villa Clara, en cuya colonia funcionaba el “campamento de entrenamiento” donde se instruía a los colonos en el manejo del arado, los bueyes y el resto de las tareas del campo. Finalmente se arriba a Villaguay, donde se encuentra la Sede de la Asociación Israelita Argentina, un edificio construido a raíz de las necesidades espirituales de los colonos. Esta institución mantiene viva las tradiciones en sus libros, diarios y revistas en idish, hebreo y español, donde permanece la historia de ayer, siendo testigo el presente y avizorando un futuro para todos los hombres del mundo que quieran habitar en el suelo argentino invocando a la protección de Dios. 




COMENTAR ESTA NOTA EN FACEBOOK
ENVIAR UN COMENTARIO SOBRE ESTA NOTA
Los datos * son obligatorios
*Nombre:
*Email:
*Comentario:
(Máximo: 600 carácteres)

Caracteres Disponibles : ( 600 )
*Código:

© Copyright 2007-2020 Todoparaviajar.com | Todos los derechos reservados