La Ruta de Cortázar - TodoParaViajar
Barra Superior
09 de Octubre de 2013
La Ruta de Cortázar
Sitios donde los personajes y sus historias recuperan parte de la cotidianeidad de Cortázar y la cuentan a sus seguidores. Una ruta que conduce a su literatura.
Julio Cortázar uno de los escritores más emblemáticos de habla hispana.


Por Verónica Luna

Julio Cortázar es uno de los íconos de la literatura hispana. Sus relatos cortos revolucionaron el concepto de la linealidad del tiempo, y sus cruces entre la fantasía y la realidad le dieron un tinte surrealista que atraparon a miles de lectores. Su figura y la admiración por sus obras son componentes más que suficientes para despertar el interés por los lugares que forman parte de su universo.Quai de Conti  Paris

Dosis abundantes de autorreferencialidad se entremezclan en ficciones que dejan identificar aquí y allá las raíces en las que las historias transcurren. El autor nació en Bélgica, en 1914. Luego vivió en Argentina, y más tarde en Francia, donde murió en 1984.

París tiene mucho de Cortázar. Allí hay calles, cafés, puentes, edificios que constituyeron la geografía por donde circularon los protagonistas de Rayuela. Es en la ciudad luz donde pueden realizarse circuitos que rememoran las andanzas de la Maga y de Horacio Oliveira, sus famosos personajes. Así, es posible perderse en la Rue de Seine buscando la figura de la Maga asomarse en la calle, como lo hacía habitualmente, pasear por  el Quai de Conti  (muelle ubicado en el barrio La Moneda de París) o el Pont des Arts (puente peatonal de acero y madera sobre el río Sena que conecta el Louvre al Instituto de Francia), o visitar la Biblioteque Mazarine –la más antigua de Francia-. El propio Museo del Louvre también fue un terreno explorado por los protagonistas de la novela, así como la Catedral de Notre Dame.Tumba Cortázar

El Café Au chien qui fume, ubicado en el centro de París, es también otro escenario en el que puede el visitante adentrarse y rememorar algún fragmento del libro más conocido de Cortázar. Continuar la recorrida por el Puente Nuevo, implica perderse en la ironía de que realmente sea el puente más antiguo de París. Un vínculo de piedra compuesto por una serie arcos y balcones aprovechados por comerciantes para la venta de sus mercancías. La Rue du Sommerard que es la calle donde vive Horacio, o el Boulevard de Sébastopol –una de las principales avenidas de París-, o la Gare de Lyon, una de las seis estaciones ferroviarias que posee la capital francesa y cuyo edificio está catalogado como Monumento Histórico,  son otros espacios que remiten a la literatura de Cortázar.

El cementerio de Montparnasse es un recinto que no sólo está inundado por la narrativa del genial escritor, sino que también es el ámbito en el que fue enterrado Julio Cortázar. También, a su lado, descansa su esposa, Carol Dunlop. Algo así como una señal del amor eterno. Su tumba motiva la visita de muchos de sus seguidores. Aunque también es el territorio de las tumbas de Samuel Beckett, Marguerite Duras y Charles Baudelaire. Rayuela

El recorrido por los sitios de París que pueden visitarse rastreando la huella de Cortázar y sus personajes de Rayuela cuenta con 27 lugares emblemáticos que suman un total de unos 5 kilómetros, es creación del escritor aragonés José María Conget.

El Canal Saint-Martin era uno de los sitios por los que solía pasear Cortázar. En la actualidad es una locación elegida por la bohemia parisiense.  Está rodeado de cafés y bares. Calles que antes se dejaban leer por el peregrinar de los personajes, recintos que conservan el espíritu de historias magistrales resignifican su estética en galerías de artes o restaurantes ambientados turísticamente para servir en bandeja las huellas del genial literato.

 El barrio Saint-Germain des Prés y el Barrio Latino son otros espacios donde recuperar la mística del escritor.

En Buenos Aires también hay rastros del paso de Cortázar y las vivencias de sus personajes.  La zona de Plaza Miserere, en el barrio de Balvanera, guarda algunos escenarios que fueron testigos de su obra. El Bar La Perla, es el ámbito donde los protagonistas planean la incursión a “La escuela de noche” (Deshoras); la Escuela Normal Mariano Acosta a pocas cuadras de allí es donde Cortázar se graduó como Profesor en Letras en 1935. El edificio es obra del arquitecto italiano Francisco Tamburini, el mismo autor de la Casa Rosada y el Teatro Colón.

Próximo a esa zona, en el barrio de Almagro, se encuentra la Confitería Las Violetas, uno de los bares más tradicionales de la ciudad, fundado en 1884 y ámbito en el que Mario, el protagonista de “Circe”, tomaba la merienda.  El barrio de Congreso, y la entonces activa Confitería El Molino, la Avenida Corrientes, son todos espacios porteños que tienen la impronta de Julio Cortázar.

En 2014 se cumplirá un siglo del nacimiento y tres décadas del fallecimiento de Julio Cortázar.  La importancia que señala la temporalidad de ambos eventos, incrementa aún más la fascinación y el interés por la obra del autor.  Un buen argumento para jugar a la rayuela que lleva desde la literatura al cielo de París o Buenos Aires.

¿Alguna vez recorriste alguno de estos lugares? Compartí aquí tu experiencia.

Más información y foto tumba Cortázar: 

http://paris.rutascervantes.es






COMENTAR ESTA NOTA EN FACEBOOK
ENVIAR UN COMENTARIO SOBRE ESTA NOTA
Los datos * son obligatorios
*Nombre:
*Email:
*Comentario:
(Máximo: 600 carácteres)

Caracteres Disponibles : ( 600 )
*Código:

© Copyright 2007-2017 Todoparaviajar.com | Todos los derechos reservados