Maracaibo, hechizo venezolano - TodoParaViajar
Barra Superior
07 de Abril de 2014
Maracaibo, hechizo venezolano
A orillas del lago homónimo, la segunda ciudad más importante de Venezuela se destaca por su clima, su patrimonio arquitectónico y sus tradiciones. Para conocer al ritmo de la gaita.
Maracaibo, entre la tradición y la modernidad.


Por Verónica Luna

La música que identifica a Zulia, el estado del que Maracaibo es la capital, originalmente le ponía son a la navidad. Sin un inicio preciso, pero estimado en el siglo XIX, los cánticos de temáticas religiosas adoptaron el ritmo de la percusión de instrumentos tales como las tamboras, furros, maracas y charrascas. Luego, la música ganó la calle y las temáticas fueron ampliándose hasta abarcar tópicos relacionados con la crítica y la protesta.  El sonido de la gaita es el que desde entonces le imprime su ritmo a Maracaibo.Iglesia de La Chinita

La alegría de su música se refleja en el ánimo de su gente. El clima festivo se corresponde con la naturaleza calurosa de su ambiente donde la humedad es elevada, la temperatura promedio anual ronda los 30 grados y el sol tiene asistencia perfecta casi todo el año.

Maracaibo tuvo tres fundaciones. La última, en 1574 (las anteriores fueron en 1529 y 1569), fue determinante para su posterior crecimiento. Por su ubicación geográfica, fue un importante puerto para el tráfico marítimo. Era la puerta de salida de las mercancías como el café y el cacao con destino a Europa. Esa pujanza hizo de la ciudad una de las más modernas y le permitió contar con servicios de teléfono, tranvía y electricidad mucho antes que otras en Latinoamérica. Luego, la actividad petrolera, después de 1914, fue la que le dio un impulso definitivo.  En su fisonomía se destaca la mixtura entre la tradición y el modernismo.

Las construcciones más tradicionales se encuentran en el casco histórico. La arquitectura colonial es la más característica. Una de las edificaciones más representativas es la Basílica de Nuestra Señora de Chiquinquirá, también conocida como La Chinita. La festividad que conmemora a la patrona de Zulia es una de las más importantes. Tiene lugar el 18 de noviembre y  se desarrolla durante varios días. Es un evento de gran convocatoria en  el cual se cantan serenatas gaiteras, se desarrollan corridas de toros y se depositan ofrendas a la virgen, generalmente consistente en joyas o piedras preciosas. El templo fue erigido en el siglo XIX, aunque anteriormente hubo en su lugar una ermita construida en el siglo XVII. En su interior hay una colección de arte religioso, y en la plaza ubicada frente a la iglesia se encuentra una imagen de la Virgen de Chiquinquirá de 16 metros de altura.  Otro templo importante es la Catedral, construido en el siglo XVII, en cuyo interior se encuentra una talla de Cristo Negro que data del siglo XVI.Monumento a La Chinita e Iglesia de Santa Bárbara

Vestigios de otra época pueden encontrarse en la Calle Carabobo, la más tradicional de la ciudad. El colorido de sus fachadas evoca la alegría de su pueblo. Es un paseo pintoresco que permite transportarse a la antigua Maracaibo y disfrutar de comidas típicas en bares y cafés. El Teatro Baralt es otra joya arquitectónica, considerada Patrimonio Cultural de la Humanidad. La historia cuenta que en su interior se proyectó por primera vez una película en Venezuela, allá por 1896.

El recorrido por sus edificios principales no debe obviar al Palacio Legislativo (construcción del siglo XVIII), el Palacio de los Cóndores, sede del gobierno regional, la Casa Morales (donde se firmó la capitulación española),  el Templo de Santa Bárbara, el Convento de Maracaibo y  el Museo Rafael Urdaneta, el principal de la ciudad, en el que hay documentos de la independencia y la Plaza de Toros, con capacidad para 15 mil espectadores y cuyo principal evento se realiza durante las celebraciones en honor a la virgen de Chiquinquirá.  

El Puente General Rafael Urdaneta, que atraviesa el lago, es una de las principales vías de comunicación de la ciudad con el resto del país. Fue inaugurado en 1962, y en su momento fue uno de los más modernos. Tiene una altura de 45 metros que permite el paso de barcos petroleros de gran porte que suelen transitar por el lugar.Maracaibo

Con sus 13 mil kilómetros cuadrados, el Lago Maracaibo es uno de los más importantes de Latinoamérica. Es parte de la esencia de la ciudad, y recorrer su costa por la Vereda del Lago es un paseo imperdible. Se trata de un amplio espacio de unas 60 hectáreas en las que se pueden realizar diversas actividades de esparcimiento o simplemente pasar un rato contemplando las postales que regala el paisaje.

En cercanías de la ciudad se encuentran la Isla de San Carlos, cuyo valor histórico se remonta al período de la lucha por la independencia, especialmente a la Batalla del Lago, que tuvo lugar en 1823. Es un típico pueblo de pescadores que atrapa con su belleza y su entorno ideal para el descanso.  Además, se puede visitar el Castillo, un fuerte edificado en el siglo XVII con el propósito de frenar el avance de piratas, tan frecuente por aquellas épocas. Está considerado Monumento Histórico Nacional.Vereda del Lago

Maracaibo es la segunda ciudad en importancia de Venezuela. Su historia se lee en sus edificios más antiguos, mientras que su presente petrolero destaca entre los más modernos y el tráfico marítimo de buques que incursionan en las aguas del lago. El calor de su ambiente se traduce en la efervescencia de su gente. Sus tradiciones fuertemente arraigadas, su música y sus platos típicos suman atractivo a una ciudad que hechiza.

¿Alguna vez visitaste Maracaibo? Relatá aquí tu experiencia.

Fotos: everystockphoto/ Venezuelatuya.com







Ver mapa más grande

 

 





COMENTAR ESTA NOTA EN FACEBOOK
ENVIAR UN COMENTARIO SOBRE ESTA NOTA
Los datos * son obligatorios
*Nombre:
*Email:
*Comentario:
(Máximo: 600 carácteres)

Caracteres Disponibles : ( 600 )
*Código:

© Copyright 2007-2017 Todoparaviajar.com | Todos los derechos reservados