Teatros de Ópera del mundo: mucho más que música - TodoParaViajar
Barra Superior
09 de Diciembre de 2013
Teatros de Ópera del mundo: mucho más que música
Desde el Moscú de los Zares hasta la selva amazónica recorremos algunos de los más significativos teatros de Opera
Opera de Sydney


Por Henar Riegas

Como si fueran una representación en sí mismos, los Teatros de Ópera más emblemáticos del mundo acumulan, además de música y arte, historias, tragedias y anécdotas que los convierten en visita esencial y no solo para melómanos. Desde el Moscú de los Zares hasta la selva amazónica recorremos algunos de los más significativos.

Teatro Bolshói, Moscú

Si Bolshói significa grande, la historia de este teatro ruso le hace honor a su nombre y no solo por su tamaño (80.000 metros cuadrados) sino por todo lo que ha vivido, además de representado; incluso por el tiempo en el que estuvo cerrado al público para someterse a restauración (de 2005 a 2011). Construido durante el esplendor imperial del siglo XIX, el Bolshói ha superado varios incendios y un bombardeo durante la II Guerra Mundial. Antes de eso, los bolcheviques utilizaron este teatro, además de para representaciones artísticas, para celebrar los congresos del Partido Comunista, y fue testigo también del nacimiento de la Unión Soviética en 1922. Ubicado muy cerca de la Plaza Roja es uno de los lugares esenciales de Moscú.

Teatro de la Ópera, Viena

El Teatro de la Ópera de Viena es también un vestigio de la época imperial. Y su construcción llegó acompañada de una tragedia digna del género. Inaugurado a finales del siglo XIX, este edificio de estilo neorenacentista tuvo muchas críticas, tanto es así que el arquitecto que la diseñó no soportó el fracaso y se suicidó. Opera de VienaEl que lo sustituyó no tardó en morirse a causa de un infarto y durante la II Guerra Mundial, en 1945, un avión norteamericano confundió el teatro con una estación de tren y lo bombardeó. Quedaron en pie la entrada, el vestíbulo, la sala de té y las escaleras principales. Tardaron diez años en reconstruirlo. Viena es un símbolo para la música por eso su Ópera es accesible para todos. De hecho las entradas oscilan entre los 240 y los 4 euros.

Ópera de Sydney

Contrarrestando el estilo imperial de Moscú o Viena, la Ópera de Sydney, con poco más de 40 años de existencia, es un referente en la arquitectura contemporánea. Y dicen los datos que esta construcción singular recibe más de 8 millones de visitas al año, sin importar los espectáculos que se representen. Una estructura absolutamente original, expresionista, construida sobre una península, junto a la Bahía de Sydney, que rompió con las formas rectas le ha merecido la declaración de Patrimonio de la Humanidad.

Gran Teatro del Liceo, Barcelona

En la Rambla de Barcelona, se levanta en Teatro del Liceo, que vio la luz en 1847 y sobre cuyas tablas se han representado las más prestigiosas óperas. También la ópera catalana tiene una historia que acumula tragedias. Dos incendios importantes, en 1884 y en 1994. Pero hay más, al ser considerado un símbolo de la burguesía industrial y financiera del Barcelona, los anarquistas lo atacaron con bombas en la inauguración de la temporada de 1893, causando una veintena de muertos. El último incendio (en 1994) obligó a una reconstrucción completa. El edificio actual fue inaugurado en 1999 y sigue siendo uno de los hitos arquitectónicos de La Rambla barcelonesa.

Teatro de La Scala, Milán

No se puede hablar de ópera sin acercarse a La Scala de Milán. Este teatro fue víctima también de un grave incendio y de los bombardeos de la II Guerra Mundial, en 1943, que lo dañaron seriamente. Hubo de ser reconstruido y no se pudo inaugurar hasta 1946. La Scala no se entiende sin Verdi, el compositor con quien mantuvo una intensa relación, que pasó por momentos difíciles cuando éste no quiso representar sus obras acusando a la orquesta de modificar sus partituras. En la última restauración (2002-2004) se puso especial interés en recuperar su esplendor original, especialmente las decoraciones del siglo XVIII.

Royal Opera House, Londres

La Royal Opera House de Londres es otro de los teatros esenciales. Ubicado en el emblemático barrio de Covent Garden también ha sido víctima de las llamas en varias ocasiones y las dos Guerras hicieron sus estragos en el Teatro. En la I Guerra Mundial el Ministerio de Obras la convirtió en depósito de muebles, mientras que en la II Guerra Mundial se destinó a salón de baile. Después de la contienda recuperó su identidad y recuperó su esencia con la representación de importantes obras de ballet y ópera.

Ópera de París

Este espectacular edificio, también conocido como Ópera Garnier (por el apellido del arquitecto artífice del edificio), se encuentra en el distrito IX de París y fue inaugurado en 1875, después de superar numerosasOpera de Paris dificultades en su construcción. El Palacio de la Ópera de París destaca por su decoración profusa. Su creador se rodeó de pintores y escultores para ello. Entre los convocados, por ejemplo, estuvo Chagall, que fue el encargado de pintar el techo de la sala de espectáculos.

Teatro Colón, Buenos Aires

El Colón de Buenos Aires es otro de los teatros de Ópera imprescindibles, una construcción ecléctica que tiene elementos del Renacimiento italiano, el barroco francés o del Neoclásico. La sala principal del Colón es una de las más grandes del mundo y en ese mismo espacio se encuentra una majestuosa cúpula, obra del artista argentino Raúl Soldi que, según sus palabras, quiso hacer de ella un espejo, una memoria de colores capaz de evocar la magia de este fantástico teatro.

Palacio de la Ópera, Manaos

El recorrido por algunos de los Teatros de Ópera más significativos termina en el Amazonas, en la ciudad de Manaos, donde se encuentra el Palacio de la Ópera. Es obra de un arquitecto italiano, Celestial Sacardim, que utilizó materiales selectos para su construcción como mármol de Carrara, cristal de Murano y hasta mobiliario parisino. La cúpula exterior tiene 36.000 azulejos de cerámica con los colores de la bandera nacional. Hoy en día, además de representar óperas, también es la sede de un festival anual de cine.

Estos Teatros trascienden la Ópera para convertirse en emblemas de las ciudades que los cobijan y ser testigos de las respectivas historias que los han condicionado. Más allá de la música son parte de la identidad de las sociedades que los disfrutan. 






OTRAS NOTAS SOBRE
COMENTAR ESTA NOTA EN FACEBOOK
ENVIAR UN COMENTARIO SOBRE ESTA NOTA
Los datos * son obligatorios
*Nombre:
*Email:
*Comentario:
(Máximo: 600 carácteres)

Caracteres Disponibles : ( 600 )
*Código:
COMENTARIOS

Por beatriz mino | 12 de Enero del 2014
muy interesantes los comentarios que acompañan las notas informativas. Muchas gracias....

Por Alicia | 13 de Diciembre del 2013
Estimado Roberto: Sí, es verdad, figura el TEATRO COLÓN pero casi escondidito, sin foto ni nada....mmmmmmmmmm.......digamos que no se le ha dado la trascendencia que tiene porque, honestamente ni lo vi!!! Será porque pasé rápido toda la nota y cuando no lo vi directamente ni leí nada... tengo una una parte de responsabilidad porque no me fijé con atención pero también debemos reconocer que mi atención no fue llamada por el pequeño espacio otorgado!!! Gracias y FELICIDADES!!!! Alicia

Por Alicia | 13 de Diciembre del 2013
Estimado redactor: Es un lapsus, podríamos decir hasta vergonzoso, que una relación de los mejores Teatros Ópera del mundo NO se incluya al TEATRO COLÓN de BUENOS AIRES que está considerado entre los mejores y con una de las mejores acústicas. Una verdadera pena no haber pensado en ese teatro aunque más no fuera en el último lugar de la lista. Semejante olvido es LAMENTABLE!!! FELICES FIESTAS!! Alicia

© Copyright 2007-2017 Todoparaviajar.com | Todos los derechos reservados