Viaje al misterio - TodoParaViajar
Barra Superior
14 de Octubre de 2015
Viaje al misterio
Alrededor del mundo existen cientos de sitios que ya sea por su naturaleza o por acción humana, encierran en sí mismos secretos, misterios a los que el turismo sucumbe encantado.
¿Pirámides en Europa? Viajá para descubrir el misterio


por Rodrigo Carretero



Desde el principio de todo, desde aquel primer paso erguido, el temor ante lo desconocido fue el mayor seductor de la especie humana. Cuanto más extraño, cuanto más oscuro, cuanto más recóndito, más la curiosidad arrastra los pies del hombre que pretende resistirse aferrado a supuestas creencias supersticiosas. El miedo todo lo empuja y lo desconocido se transforma en un imán irresistible. Esto no sucede en algún sitio en particular del orbe, acontece en todos los continentes y culturas, en todos los tiempos y así seguirá.



Muchos de estos sitios con aurea de misterio son consecuencia del propio accionar humano, tal el caso del Pozo de Kola de donde emergen los sonidos del infierno. Está situado a 10 kilómetros al oeste de la ciudad de Zapoliarni, en el territorio del Escudo Báltico, en la Rusia profunda y donde las distancias son tan infinitas que no merecen ser medidas. Su profundidad es de 12.262 metros cavados durante casi 20 años (de 1970 a 1989) y su génesis es lo que lo diferencia de otros pozos. La finalidad del SG-3 fue la investigación de la litósfera, y se especula que en realidad las excavaciones habrían alcanzado una profundidad de 14.400 metros,  donde la perforadora comenzó a girar de forma alterada y sin apenas oposición, alcanzando una temperatura de 1000ºC, pero la sorpresa mayor se la llevaron  los científicos cuando  decidieron escuchar las placas tectónicas con micrófonos… El proyecto quedó abandonado desde entonces.



En la península de Paracas, a unos 250 km al sur de Lima se encuentra un geóglifo grabado sobre la ladera de la inmensa roca que termina en acantilado sobre el mar.  Mide 186 metros y es visible desde el océano hasta a 20 km de la costa.  No se sabe como se hizo ni sus autores, no hay forma de datarlo, no existen referencias históricas ni se sabe su finalidad. Está diseñado con una costra blanco amarillenta de naturaleza cristalina muy común en toda la región y que muy posiblemente hace cientos o miles de años destellaba al Sol como un candelabro de plata. Todo un misterio al que el turismo que intenta en vano develar. Suposiciones hay muchas. Una de ellas sostiene que fue construido por extraterrestres ya que sus puntas señalan a las famosas Líneas de Nazca, las que igualmente sólo pueden apreciarse desde el aire y serían señales de un gigantesco aeropuerto para naves. Sin embargo la teoría más consensuada es que fue grabada por la antigua cultura Nazca para orientar a los navegantes. El Candelabro sería una representación de la Cruz del Sur, que los marineros utilizan como su guía principal. Se cree también que las estelas de la constelación Centauro también están plasmadas en la roca y por ello se exhibe la peculiar figura de un candelabro. Muchas teorías, pocas certezas.



Hace unos años, un tal Semir Osmaganić descubrió en Visoko, Bosnia, la que sería la primera pirámide europea. En sus investigaciones, hasta ahora, tan solo se han encontrado bloques de piedra y varios túneles subterráneos, lo que daría supuesta credibilidad a la teoría. Según este arqueólogo y empresario balcánico, poco ortodoxo en sus métodos, la presunta pirámide tiene un acceso de piedras que forman una escalera que llega a la cúspide de la presunta pirámide, situada a unos 100 metros de altura. Sostiene que el  monte Visocica no puede haberse creado por la naturaleza con una forma tan geométricamente perfecta y con sus cuatro caras orientadas perfectamente a los puntos cardinales. No contento con una pirámide, a la cual ha llamado la "Pirámide del Sol", dos colinas cercanas fueron bautizadas como "Pirámide de la Luna" y la "Pirámide Bosnia del Dragón". La Asociación Europea de Arqueólogos y otras entidades científicas rechazan de plano los supuestos descubrimientos. Habrá que ir hasta Bosnia a descubrir el misterio que sobrevuela entre nubes de chantaje, delirios místicos o grandes verdades no reveladas y que es mejor que permanezcan ocultas.



Debe ser su mayor cercanía al cielo, que todas las elevaciones naturales siempre han dejado imaginando al hombre. En Arizona, Estados Unidos, las Montañas de la Superstición deben su nombre a las leyendas indias que tratan sobre espíritus y dioses naturales. Pasaron los siglos, llegaron los hombres blancos y se desató la fiebre del oro que comenzó a subir temperatura con relatos de expediciones perdidas, tesoros escondidos, hasta que un alemán conocido como Jacob Waltz, comenzó a pagar sus compras con oro hacia 1870. Veinte años después, tras fallecer, se encontró una bolsa de oro bajo su cama, su viuda trató de localizar la fuente inagotable de su marido, pero tan solo acrecentó la historia de "La Mina perdida del alemán". Hoy el misterio sigue brillando como el oro por su ausencia. Turistas empedernidos no pierden las esperanzas de darse de frente con la inagotable vetamadre. También en América del Norte, se puede ir hasta el lago Anjikuni en Canadá, donde en 1930 desapareció una aldea entera y cerca de allí, recorrer el llamado Triángulo Bridgewater en donde se ha divisado desde a Pie Grande, pterodáctilos surcando los cielos e incluso un perro gigante de ojos rojos que mata caballos.



Las posibilidades son infinitas al encarar un periplo de misterios. El camino se abre en una disparatado abanico de posibilidades, sin principio ni final determinados. La propia aventura se irá desdibujando en una fina bruma de leyendas, mitos, hasta que disiparse el sopor, la realidad nos traiga de vuelta con la seguridad de haber estado tan cerca, tan lejos. 






COMENTAR ESTA NOTA EN FACEBOOK
ENVIAR UN COMENTARIO SOBRE ESTA NOTA
Los datos * son obligatorios
*Nombre:
*Email:
*Comentario:
(Máximo: 600 carácteres)

Caracteres Disponibles : ( 600 )
*Código:

© Copyright 2007-2017 Todoparaviajar.com | Todos los derechos reservados