Click para volver a la página principal
                   
 
 
 

03 de Mayo del 2010

Cuevas de hielo


Algunos puntos en el mundo guardan bajo tierra tesoros subterráneos que datan de millones de años y persisten inalterados. Para los amantes de la aventura, un paseo por estas cuevas heladas puede ser un momento tan inolvidable como original.

Los lugares de la tierra donde se viven las temperaturas más crudas también poseen un tesoro increíble para que los turistas, sólo durante el verano, lo visiten: las cuevas de hielo.

Estas cavernas tienen sus paredes y hasta sus techos plagados de hielo debido a que son glaciares internos o las temperaturas congelan el agua de las corrientes del río que se filtran por las paredes.

Argentina

En la provincia de Tierra del Fuego, a pocos kilómetros de la ciudad de Ushuaia se encuentra el Glaciar Alvear y sus famosas cuevas. Lo original de esta maravilla natural es que no sólo se lo puede escalar sino que se puede recorrer su interior por caminos de hielo. En el borde del fantástico glaciar se encuentran las cuevas, las que pueden visitarse durante gran parte del año.

Las cuevas, de miles de metros cuadrados de extensión, se formaron por las corrientes de agua que se mueven debajo del hielo del glaciar y tienen un encanto impresionante gracias a su paisaje azul, casi de otro mundo. El glaciar baja desde la cumbre del cerro Alvear, culminando en una laguna color esmeralda entre el hielo y la piedra.

Las cuevas se pueden visitar durante casi todo el año, pero se piden algunas medidas de seguridad y rendimiento físico para recorrerlas, ya que siempre hay peligro de que hayan pequeños desprendimientos de hielo.

Austria

La cueva de hielo más grande del mundo fue descubierta en el siglo XIX y se encuentra en las inmediaciones de la histórica ciudad de Salzburgo en Austria. Se cree que se fueron formando por la erosión y el desgaste por agua hace aproximadamente unos 100 millones de años.

Las cuevas de Werfen tienen 47 kilómetros de pasillos de hielo en las montañas de los Alpes austríacos. La entrada de las cuevas se encuentra a más de 1600 metros de altura y se llega por un teleférico. Hay que estar preparados, ya que la temperatura durante el recorrido de un kilómetro es de cero grados, no importa cuál sea la temperatura en el exterior. No se pueden tomar fotografías.

En el interior se recorren estrechos pasillos del hielo, que allí adentro tiene una tonalidad azulada, escaleras excavadas en el hielo, esculturas y grandes salas que son denominadas “Templos”.

Hay que tener en cuenta que solo abren durante el verano y la entrada a las cuevas, que incluye la caminata se paga en el lugar.

Eslovaquia

La cueva de Dobšinská es una increíble caverna de hielo ubicada cerca de la ciudad minera de Dobšiná en Eslovaquia. La cueva está en una cadena montañosa en el parque nacional conocido como Paraíso Eslovaco.

La majestuosa cueva de hielo fue declarada Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, gracias a que mantiene permanentemente los flujos de agua congelados con enormes bloques de hielo.

La cueva, de varios kilómetros de extensión, se puede recorrer por senderos de madera y pasadizos que cruzan enormes bloques de hielo permanente que, en algunos casos, tienen casi 30 metros de espesor.

La cueva de Dobšina es una de las primeras en el mundo en tener iluminación eléctrica y se puede conocer sólo de mayo a septiembre.
SECCIONES
Tamaño texto

© Copyright 2007 Todoparaviajar.com | Todos los derechos reservados | Términos y Condiciones de Uso | Políticas de privacidad

Producción de Contenidos Atagualpa Certifica.com