02 de Noviembre de 2016
Cannes, lujo en la rivera francesa
Cannes es mucho más que una ciudad opulenta o el icónico festival de cine que alberga todos los años. Te invitamos a recorrer la perla de la costa francesa.


La Costa Azul -también llamada Riviera Francesa- es sinónimo de lujo y buen vivir, pero Cannes es la que se destaca entre las demás ciudades de la región de Provenza-Alpes-Costa Azul. Además de ser un imán para los turistas durante todo el año, pero especialmente en el verano europeo, también cuenta con su principal atracción: el célebre festival europeo de cine internacional que lleva su nombre.

El Festival de Cannes se lleva a cabo desde el año 1939 y hoy es parte importante de la identidad de la ciudad. Todos los meses de mayo, estrellas de cine y ejecutivos de estudios de cine se mudan a Cannes para vivir unos días de fiestas exclusivas, alfombras rojas, entregas de premios y los mejores exponentes del Séptimo Arte.

Pero, si bien solo escuchamos de Cannes por el festival, esta ciudad costera tiene muchísimo más que ofrecer.

Uno de los puntos más icónicos es la Promenade de la Croisette, una famosa avenida de 2 kilómetros de longitud que recorre la costa del Mar Mediterráneo. La rambla, poblada de palmeras y diferentes árboles, es el lugar elegido por locales y turistas para andar en bicicleta o realizar ejercicio disfrutando de la vista de las arenas blancas de la playa y los veleros. A lo largo de la calle, con claras reminiscencias a la belle epoque, se pueden encontrar los mejores restaurantes, hoteles 5 estrellas, galerías de arte y también el palacio "des Festivals et des Congrès", donde se realiza el Festival de Cine.

Muy cerca de allí se encuentra la Rue Meynadier, una antigua calle con edificios del siglo XVIII que es famosa por tener decenas de negocios y locales para comprar ropa, comida y souvenirs a precios accsibles. Para muchos, Meynadier es un reflejo de la vida normal de los habitantes de Cannes, lejos de los flashes y el lujo.

El barrio más antiguo de la ciudad se llama "Le Suquet" y está ubicado en las alturas del monte Chevalier. En la antiguedad fue un punto estratégico para vigilar la costa, y luego fue el territorio de los monjes de Lérins quienes, en el siglo XI, construyeron la " torre de Suquet". Hoy en día, desde la antiquísima torre, se puede disfrutar la mejor vista panorámica de toda la ciudad y sus paisajes.

En las inmediaciones también se pueden visitar las ruinas del castillo medieval de los monjes, que hoy es monumento histórico y alberga un museo con una amplia colección de antigüedades, piezas de  arte e instrumentos musicales.

El puerto viejo es otro de los rincones a visitar si se quiere conocer la historia de Cannes y su camino relacionado a las actividades portuarias y de pesca.  Allí cerca está el antiguo Mercado de Forville, un edificio de estilo provenzal donde se pueden comprar productos producidos localmente como flores, quesos, frutas y verduras,  además de antiguedades y ropa usada.

Alguna vez visitaste Cannes, contanos tu experiencia aquí. 

© Copyright 2007-2017 Todoparaviajar.com | Todos los derechos reservados