08 de Junio de 2009
Celebración ancestral
We Tripantu es una tradición milenaria que une al pueblo mapuche para festejar el comienzo del año, a finales de junio. La vuelta del sol y de la luz son el centro de esta festividad que se lleva a cabo en Argentina y Chile por igual.

Desde el 18 hasta el 24 de junio las tribus originarias de América del Sur y, en especial, los Mapuches celebran junto a la naturaleza y el universo el inicio de un nuevo ciclo o nuevo año. La antiquísima creencia sostiene que los habitantes del hemisferio sur somos testigos de la fusión de la tierra y la energía, cuyos frutos son la vida y el tiempo.


El festejo del nuevo año posibilita que inicien nuevas vidas, nacimientos de animales, brotes en las plantas, deseos y sueños. Los Mapuches continúan festejando la renovación de la naturaleza, acompañando a la madre tierra a festejar el despertar y regreso a la vida de las plantas, animales, lluvias y las personas.


Durante muchos años la celebración permaneció oculta por la iglesia católica que, luego de la colonización, aplicó sus creencias.


El festejo comienza la noche del 23 de junio, con una reunión familiar alrededor de un fogón, en la que los más ancianos cuentan historias tradicionales, como preparación de la salida del Sol, el 24. También se realizan danzas y se degustan platos típicos.


Antes de que amanezca, hombres, mujeres, niños e invitados concurren al río más cercano a bañarse, en un rito de purificación, y a esperar la nueva salida del sol con el cuerpo y el espíritu renovado y limpio.


Cada tribu tiene maneras especiales de festejar. Algunas celebraciones incluyen ceremonias religiosas, juegos populares y bautismos. Cuando el sol cubre la tierra saliendo por el oriente, el 24, se inicia otro ciclo de vida en el mundo mapuche y en la madre tierra. Durante el día continúan distintas actividades, según la región. Por lo general es un día de reencuentro, de armonización y equilibrio de las relaciones familiares y tribales. Además, antes de la salida del sol, el universo, la naturaleza y los animales, entran en su máximo apogeo y armonía.


Durante las celebraciones se elevan ruegos y agradecimientos a un mismo elemento, fundamental para la vida: el sol, fuente de sabiduría y renovación.


La llegada del invierno, el 21 de junio, es el día más corto del año. Para los mapuches, este fenómeno natural marca la finalización del período de cosecha y el principio de una nueva época de siembra.


Gran cantidad de turistas extranjeros se acercan durante estas fechas para observar y formar parte de los rituales que derivan de una evolucionada filosofía de vida que lejos está de perderse.


Más información:
» www.lagobudi.cl

© Copyright 2007-2017 Todoparaviajar.com | Todos los derechos reservados