12 de Noviembre de 2012
Quiénes son y qué hacen los Guías de Turismo
Hijos directos de Ciceron y Thomas Cook, los guías de turismo son una parte fundamental de todo viaje. Son ellos quienes, con sumo orgullo, muestran al visitante su ciudad, pueblo o atractivo local, para que sus palabras trasciendan la mera anécdota de haber estado. Un guía de turismo es la personificación del lugar que se conoce.


por Rodrigo Carretero



  “A su derecha pueden ver…” “hacia la izquierda, fíjense con atención…” Quizás sean estas, derecha e izquierda, las palabras que más resuenen en la cabeza de los turistas al finalizar los citytours por cualquier ciudad del mundo y como si de un partido de tenis se tratara, el individuo va girando el cuello, tratando de ver todo lo que le nombran. Quien indica, explica y muestra haciendo gala, casi siempre, de un saber privilegiado, es un ser, hombre o mujer que por un momento, unas horas, y hasta un día entero, se convierte en una especie de profeta al que seguir, escuchar y sobre todo, entender y creer en sus palabras. Ser guía de turismo no es fácil, pero tampoco imposible. “Cuando yo estudiaba, el trabajo del guía era solo una changuita de estudiante”, rememora Marta Moncada, directora del Servicio de Guías de Turismo de Córdoba, en Argentina. Hoy, el trabajo, la changa, se ha convertido en una profesión por demás estimada y requiere mucho más que indicar derecha, izquierda. Es función del guía, transmitir un mensaje en forma clara e interesante, con explicaciones sin intención política ni discriminación; con contenido, con veracidad, con buena expresión. Para lograr esto Marta explica que lo más importante es “estudiar siempre, saber observar las necesidades de los turistas y respetarlas, saber cuándo hacer silencios y cuando hablar, ingeniárselas para compatibilizar los grupos con diferentes inquietudes”.



De profesión a arte

 El guía de turismo debe tener mucho de actor, sin llegar a serlo del todo. El arte de guiar a "viva voce", implica el uso del cuerpo humano con todas sus capacidades de expresión. De aquí es el origen de “cicerones”, tal como se los solía llamar en algún momento. El epónimo proviene de Marco Tulio Cicerón, orador romano que pasó a la historia por sus encumbrados discursos donde gozaba de la facilidad de la palabra y la gestualidad de su cuerpo. Siglos más tarde, en la Inglaterra victoriana, Thomas Cook fue el primero en crear un viaje organizado, cuando en el año 1841 fletó un tren con un grupo de gente con destino a un congreso anti alcohol. A partir de allí, con el crecimiento sostenido de la actividad turística, el lugar del guía de turismo fue adquiriendo mayor relevancia. El arte de guiar alterna largas y reflexivas explicaciones con otras breves y fáciles para ayudar al turista a entender, dándole la bienvenida y honrándolo como a un invitado, acercándole los rasgos culturales de la población local. “Es imprescindible para ser guía, investigar mucho sobre la historia del lugar, sin descuidar aspectos como la arquitectura o la naturaleza”, sostiene Moncada, pero lo más importante es sin dudas, “ser honestos con lo que decimos, dentro de nuestro estilo personal”.

  En las principales ciudades del mundo el trabajo del guía de turismo se ha visto reducido ante el auge de los ómnibus turísticos. Estos hacen uno o varios recorridos determinados y cada pasajero se coloca auriculares desde donde les llega la explicación grabada, distante, sin emoción. Es este uno de los detalles que hacen al guía de turismo irreemplazable. El guía, el hombre, la mujer, aporta desde su propio sentir el calor de la pasión por lo que explica al frío del mero relato. El guía suma anécdotas, curiosidades, risas y hasta guiños cómplices con sus turistas. Marta sostiene que “el guía de turismo le da un sentido especial a lo que observan los turistas, permitiéndoles comprender el significado del paisaje urbano o rural  desconocido que está frente a ellos. Es esa la sal que permite darle sabor a su paseo”. Siempre hay un límite que no se debe cruzar en la guiada. El buen guía nunca debe “concentrarse sólo en aquellos turistas que le caen simpáticos y dejar a los otros, no debe hablar temas de política y de religión (agregar en países como Argentino o Brasil, el fútbol), no emitir su opinión personal sobre los temas a tratar, ni comenzar debates sin sentido”, enumera la directora cordobesa.

  Una de las mayores satisfacciones del ser guía de turismo es que el pasajero se vaya contento, satisfecho, feliz. No es necesario brindar una clase especial de historia, botánica o arquitectura como si de una tesis se tratara, si no que lo importante es haber podido dejar una huella indeleble en el corazón del turista por el lugar que visitó.

  Los guías de turismo, con el tiempo han ido tomando conciencia de la importancia y relevancia de su trabajo y se han reunido en diferentes asociaciones, la mayoría de carácter local e independiente de los órganos del estado gobernante, que “permiten realizar  una serie de actividades en forma conjunta: publicidad,  planificación de tareas, estudio del material nuevo, y la diagramación de circuitos. Todo es más fácil  si se realiza en forma organizada”, cuenta Marta. El Servicio de Guías de Córdoba brinda visitas guiadas tanto por la ciudad capital, como por el interior de la provincia por medio de caminatas, paseos y situaciones especificas. Contratar un guía que sea miembro de alguna asociación es una garantía para conocer, sentirse bien cuidado y un respaldo por si surgieran inconvenientes.

 Sin dudas, la mejor forma de conocer una ciudad es caminarla, dejarse llevar por sus calles, parques, sorprenderse en cada esquina, descansar en sus bares, fotografiar sus maravillas cotidianas. Si a esto le sumamos poder contar con la experiencia y el saber de un buen guía de turismo que vaya contando sobre todo lo que se ve y lo que no, lo que está oculto, pero que forma parte indeleble del circuito, seguramente el viaje resulte una experiencia digna de los mejores recuerdos.



Más información:

Servicio de Guías de Turismo de Córdoba, Argentina: guiasdecordoba@gmail.com

Asociación de Guías de Turismo de la Ciudad de Buenos Aires: info@aguitba.org.ar



¿Sos Guía de Turismo? contanos tus experiencias acá


© Copyright 2007-2020 Todoparaviajar.com | Todos los derechos reservados