26 de Diciembre de 2016
Todos los caminos conducen a El Chaltén
Una pequeña población patagónica a los pies de la Cordillera de los Andes, es el destino por excelencia que eligen los caminantes de todo el mundo. Un destino de gran belleza paisajística y un desafío para la aventura.


Por Verónica Luna

El Cerro Fitz Roy se muestra enérgico, altivo, desafiante. Impactante. Fundamentalmente impactante. La montaña que fuma es la postal típica que saluda a todos los visitantes y su saludo es inquietante, movilizador. Es como un faro que marca el rumbo. Es una señal ineludible de estar en el lugar justo en el momento justo.

Los primeros pobladores encontraban en ese cerro un lugar mágico. Creían que se trataba de un volcán y por eso le atribuyeron la propiedad de fumar. Algunos andinistas que se sintieron desafiados, recogieron el guante y buscaron conquistar su cima. Tratar de encontrar la pared más adecuada para llevarse la gloria inquietó a muchos, y lo sigue haciendo. A algunos les costó la vida, a otros los llenó de orgullo. Los nombres de los escaladores forman parte de la historia del lugar.

Para todos los que llegan a El Chaltén, ese faro es una guía que ilumina el alma, que dibuja una sonrisa, que alimenta el espíritu y que inquieta a los pies. Esos mismos pies que llegan enfundados en borcegos ansiosos de trekking. Y como es la Capital del Trekking, el Chaltén tiene una oferta importante de senderos a recorrer.

Todos son senderos de larga duración. Algunos demandan más tiempo que otro, y algunos son más accesibles y otros de mayor dificultad. El más convocante es el de la Laguna de los Tres. Para llegar a la meta, se parte desde el pueblo, y a poco de andar, ya es posible observar el paisaje que ofrece el mirador del Río las Vueltas. Avanzando un poco más, se encuentra la bifurcación del camino, una conduce a la Laguna Capri y otra al mirador del Cerro Fitz Roy. Desde ambos sitios se obtienen postales increíbles de ese cerro imponente y encantador. La caminata dura cuatro horas de ida y otro tanto de regreso. El último tramo, en ascenso, es el más desafiante. Sin embargo, la recompensa está a la altura del esfuerzo. La laguna a los pies del Cerro, con su lengua glaciaria, que en invierno se congela, y en verano muestra un colorido de ensueño y la Laguna Sucia, unos metros más allá, son postales registradas a través de la retina en la memoria imborrable de los recuerdos.

El trekking a la Laguna de los Tres es sin dudas, el sendero que más interés despierta entre los caminantes. El sendero de la Laguna Torre, demanda unas tres horas por tramo, y también ofrece un premio inigualable. El Cerro Torre y otros monolitos que se elevan en la Cordillera, son el marco para un entorno natural con sabor a triunfo.

Loma de Pliegue Tumbado, es una caminata que requiere de unas 4 horas de caminata para llegar al objetivo. Un balcón natural que ofrece una panorámica increíble. Un mirador desde donde se observa desde la altura la Laguna Torre y también se aprecian los cerros que la enmarcan. Pero además ofrece una visión de 360 grados capaz de quitarle por unos instantes el aliento al observador. Tomando el mismo camino, y sumando unas tres horas más de caminata, se accede a Laguna Toro. En ese lugar hay un camping, y es la puerta de entrada al Campo de Hielo Sur. Este lugar es muy codiciado por los escaladores y amantes del trekking más experimentados que realizan expediciones de varios días entre los glaciares.

Entre la Laguna Torre y el sendero que conduce a la Laguna de los Tres, se abre otro sendero que pasa por las lagunas Madre e Hija. Es una caminata de varias horas, que lleva a internarse en el bosque y que ofrece un paisaje distinto.

Los senderos de menor exigencia pero que no dejan de ofrecer bellas panorámicas, son los de El Mirador de los Cóndores y El Mirador de las Águilas. A cuatro kilómetros del pueblo se encuentra el Chorrillo del Salto, una caída de agua que es elegida para pasar un momento de conexión con la naturaleza.

Piedra del Fraile es otro de los senderos, al que se accede a través del pago de un canon a una estancia privada. Entre los sitios de gran interés, se encuentra el Lago del Desierto, una zona que despertó conflictos limítrofes entre Argentina y Chile, cuya historia se relata a lo largo del recorrido. Desde allí, se hace un trekking hacia el Glaciar Huemul, al que se accede también pagando un ingreso a una propiedad privada en cuyo territorio se encuentra la vista del hielo y el lago de color esmeralda que está a sus pies.  En el Lago del Desierto se pueden hacer paseos embarcados, o realizar el cruce a Chile.

El Glaciar Viedma es otro de los atractivos que pueden visitarse en El Chaltén. Se accede a él a través de la navegación del lago homónimo, y luego se realiza un trekking sobre el hielo. Este glaciar es uno de los más imponentes de la provincia patagónica de Santa Cruz.

Como todas las poblaciones patagónicas, en El Chaltén, el clima es un factor fundamental para decidir qué actividades realizar. Las variaciones climáticas suelen ser constantes, y en un mismo día, en cualquier época del año, se dice que pueden vivirse todas las estaciones del año. Fundamental utilizar la técnica de vestirse por capas, como la cebolla. También la recomendación es evitar los senderos de altura como el de Laguna de los Tres, si el viento empieza a soplar con fuerza ya que las ráfagas, en poco tiempo pueden alcanzar gran velocidad.

Sin dudas, otro de los atractivos con el que puede el visitante toparse en El Chaltén, es el huemul. Algunas versiones cuentan que en la zona es común que puedan observarse esos ciervos pequeños que están en peligro de extinción y que  se consideran Monumento Natural Nacional de la Argentina.

El Chaltén es un pueblo joven. Fue fundado en 1985, a 200 kilómetros al norte de El Calafate. Los turistas llegan desde distintos puntos del planeta con sus pies inquietos. La temporada ideal para visitar el pueblo es entre noviembre, donde los campos se tiñen de flores amarillas de Diente de León, y sus capullos blanquecinos de semillas que pueden soplarse al viento arrastrando preciados deseos, y abril, antes de la llegada de los primeros fríos.

Un paisaje ideal, un territorio rico en senderos, un entorno natural para caminar, caminar y caminar.

¿Alguna vez visitaste El Chaltén? Compartí aquí tu experiencia.






 

© Copyright 2007-2016 Todoparaviajar.com | Todos los derechos reservados